lunes, 10 de diciembre de 2012

Si se puede medir se puede mejorar

30 meses atrás publicamos un artículo denominado Chile, Reconstrucción y PMPs, en el cual planteamos algunos desafíos que a nuestro juicio tendrían que enfrentar los equipos responsables de gestionar los inesperados proyectos de reconstrucción nacional que se desplegarían por miles en la zona centro sur del país tras el último terremoto de 8,8 grados. Entre otros factores, estimamos la insuficiente cantidad de profesionales expertos en dirección de proyectos en nuestro mercado nacional, y ahondamos sobre la importancia que reviste el incrementar dicho número.
 
Tal vez debieramos comenzar determinando las causas del actual nivel de desarrollo del país, pero dicho análisis se lo dejaremos a los expertos en la materia; bastará por nuestra parte señalar que el progreso se frena debido a circunstancias cuyos riesgos no fueron detectados o mitigados a tiempo, y a no sacar provecho de las lecciones aprendidas. Con todo, nos parece más util aprovechar nuestro tiempo en desplegar planes y esfuerzos tendientes a asegurar la realización de un sueño compartido por muchos: la gran meta de alcanzar el estándar de país desarrollado tras cumplir 200 años de independencia. Tenemos que reconocer que dicha meta es sumamente ambiciosa, pero la experiencia indica que es posible alcanzar los sueños. Se requiere mucha perseverancia y una cuota de sabiduría. Las buenas prácticas enseñan una técnica para lograrlo: proponerse precisamente metas y plazos ambiciosos.
 
¿Qué relación existe entre gestión de proyectos y lograr el estándar de país desarrollado, se preguntarán algunos? La respuesta es simple: Para lograr esa meta se requiere ejecutar múltiples proyectos. Los proyectos tienen restricciones de presupuesto. El exceder dichos presupuestos obliga a realizar menos proyectos. Ejecutar menos proyectos implica aumentar el plazo de cumplimiento de la gran meta.
En consecuencia, nuestro interés debiera enfocarse en asegurar el cumplimiento de los objetivos de cada proyecto dentro de las restricciones de plazo, calidad y costo. Es aquí donde entra en juego la gestión de proyectos experta.
 
¿Por donde empezar? Otra enseñanza que nos dejan las buenas prácticas de la gestión de proyectos es que si algo se puede medir, se puede mejorar. En el libro Influencia de la Gestión de Proyectos en la Coyuntura Socioeconómica escrito por Victor Lerga, encontramos un estudio donde se demuestra que, entre otras, la variable “Project Management” (gestión de proyectos) tiene una relación causal positiva en el desarrollo de los países. Lerga establece además un método de medición de competencias basandose en el indice IPM (Indice de Project Management). En forma simple podríamos decir que el indice IPM entrega la razón entre la cantidad ponderada de profesionales certificados en dirección de proyectos, y los millones de habitantes del país.
 
El ranking de IPM lo encabeza el Reino Unido (IPM=4.891,0), seguido por Holanda, Dinamarca, Islandia y Australia. EE.UU se ubica 15° (IPM=700,1). España ocupa el lugar 33° (IPM=96,1), Brasil el 36° (IPM=61,3) y Chile el puesto 47° (IPM=22,4).
 
No es casualidad que los paises desarrollados encabecen el ranking. Sus líderes han comprendido que fomentar la innovación, el emprendimiento, la competitividad y la productividad, son factores claves del crecimiento económico y del bienestar general.

En consecuencia, debemos aumentar la cantidad de profesionales expertos en la dirección de proyectos. La brecha es brutal. Tendríamos que cuadruplicarla, si nos queremos ubicar al nivel de España.
 
Ahora que vemos que es posible medir, no tenemos más excusas para mejorar.

3 comentarios:

GERAL dijo...

Totalmente de acuerdo. Solo con criterios objetivos y medibles podemos emprender la senda de la mejora.
Además, si tenemos un herramienta tan pontente como la excelencia en Project Management para crear desarrollo y riqueza, deberíamos fomentarla al máximo para no perder las oportunidades que nos brinda.
Gracias Jaime, porque tu impulso en la divulgación del PM nos anima a todos.

GERAL dijo...

Totalmente de acuerdo. Solo con criterios objetivos y medibles podemos emprender la senda de la mejora.
Además, si tenemos un herramienta tan pontente como la excelencia en Project Management para crear desarrollo y riqueza, deberíamos fomentarla al máximo para no perder las oportunidades que nos brinda.
Gracias Jaime, porque tu impulso en la divulgación del PM nos anima a todos.

GERAL dijo...

Totalmente de acuerdo. Solo con criterios objetivos y medibles podemos emprender la senda de la mejora.
Además, si tenemos un herramienta tan pontente como la excelencia en Project Management para crear desarrollo y riqueza, deberíamos fomentarla al máximo para no perder las oportunidades que nos brinda.
Gracias Jaime, porque tu impulso en la divulgación del PM nos anima a todos.